miércoles, 12 de septiembre de 2012

BIO-LOGICAL DEGROWTH

Vista general del proyecto expositivo, Galería Lola Orato. Oviedo






Trabajando la creación visual como proceso reflexivo, esta propuesta  explora  las fronteras entre  las ciencias y  las artes, enlazando  parámetros biológicos  y  las teorías del decrecimiento económico.
Diversas morfologías y  procesos de los seres vivos elementales se conforman en significantes silenciosos dentro de los escenarios actuales de cambios colectivos e individuales en la condición contemporánea.
Concretamente, se toma de referencia :

La simbiogénesis ,  como un fenómeno biológico evolutivo observado, producido cuando de la asociación estrecha y permanente de dos organismos deriva, por coevolución, un solo sistema biológico tan estrictamente integrado que sus componentes originales no pueden ya existir por separado. Los líquenes nos proporcionan un ejemplo característico de simbiogénesis. Tal vez hayan sido aceptados como un ejemplo del poder de ésta para generar novedad evolutiva .  Por ello  toman protagonismo en este proyecto, como modelo de coevolución entre especies y su papel de crecimiento en el territorio, ya que son lentos generadores del primer suelo en los procesos erosivos de la roca.




video
                                   Instantes de la obra " Territorios Volátiles", móbil de cartografías de papiroflexia



El otro referente es la capacidad bacteriológica de  transmisión de la información, un sistema polifacético de multiplicación y de transmisión cuasi instantánea, en red y de forma horizontal -sin tener que esperar de una generación a otra- de las claves genéticas para la adaptación y la supervivencia. Con ello se nos plantea un interrogante hacia los modelos de trasmisión de la  información en sociedades gerarquizadas y verticales, poniendo de manifiesto la necesidad de redes o nodos universales donde opere una conciencia colectiva sobre el devenir en el planeta.



La influencia de los pensadores del decrecimiento, la reflexión en torno al modelo de producción y desarrollo, junto a estas perspectivas asociadas a las ciencias de la vida, abordadas desde su contexto artístico, geo - biopolítico y sociocultural,  ponen de manifiesto, a  través de la creación visual,  unos impulsos colaborativos y modelos simbióticos hacia una  inteligencia colectiva necesaria.








Como proyecto multidisciplinar, Cristina Ferrández utiliza material orgánico (líquenes) para la generación de un atlas o representación del mundo, video proyecciones  y otros formatos bidimensionales donde mapa y territorio se unen bajo una intencionalidad semántica: la creación de paisajes ilusorios e ilustrativos de un mundo que se revuelve en la urgencia de futuros.


Detalle "Territorios Volátiles", móbil de cartografías en origami.



Frames del video " La caverna"



Proyección de "La Caverna" en sala, Galería Lola Orato


“ Como no hay acto que no modifique la realidad,…

…Las manos cierran el libro y las visiones de lo que quisimos y no quisimos ser, el azar y la furia, orbitan nuestra imaginación, y su fuerza gravitacional provoca cambios.
Cuando te pregunten por tu poética, recuerda que no es tuya, pues la creación, la literatura, la hacen las colectividades a través de determinados individuos y no al revés, como se suele pensar. El filósofo inglés Robin George Collingwood escribió unas líneas que lo expresan bien: “El artista debe profetizar, no en el sentido de que anuncie el porvenir, sino en el sentido de que dice a su público, a riesgo de disgustarle, los secretos que guarda su corazón.”


Belén Gopegui